Los colores del agua

A nadie le gusta que el agua de beber, que sale de una botella de agua “mineral” o el agua que sale de nuestro grifos, tenga color. Porque si tiene color, da igual el color, mal asunto, el colorín augura pésimos sabores, fétidos olores y problemas gástricos. Sin embargo nos hemos acostumbrado, no nos importa, que las aguas de nuestros ríos sí tengan color. Repasemos de memoria:

¿Transparente? Sí, no lo dudes, el agua es incolora, inodora e insípida. Tenemos el agua transparente de las cabeceras de casi todos nuestros ríos. Son lugares sin gente, sin casas, sin agricultura de polvitos. Si quieres contemplar el agua transparente visita los nacimientos de cualquier río.

¿Turquesa? nos asombran los ríos con ese color de cuento que va del azul pálido al turquesa suave. Se trata de un juego de la luz cuando, siendo el agua transparente, el fondo es blanquecino al ser de rocas calizas y se refleja el cielo azul. Podéis contemplar este color en el alto Tajo y el alto Júcar, además de en el famoso Soča en Eslovenia.

¿Brillante? A veces el agua el transparente pero tiene unos extraños reflejos brillantes cuando lleva en suspensión polvo de mica porque el agua pasa por arenas o gravas graníticas, este color del agua es la pesadilla de las tomas submarinas porque los rayos de sol se reflejan en
los miles de pequeños espejitos que revolotean por el agua

¿Marrón? El agua marrón, color café con leche, es así cuando tiene mucho arrastre. Eso pasa en muchos de nuestros ríos porque los montes de los valles han perdido la capa fértil, la maleza, el
monte bajo y los árboles, cada vez que llueve hay erosión y mucho arrastre de tierra. Eso pasó durante muchos años en el Carrión, que llevaba toneladas de tierra cada año porque los montes, debido a talas indiscriminadas en el siglo XIX, estaban muy pelados. Un ambicioso plan de reforestación en los años 30 y luego 40 y 50 eliminaron ese problema. Pero esto se sigue produciendo en muchos ríos cuando se han desmontado o deforestado la montaña para convertir esas tierras en cultivos o cuando los olivares y barbechos se aran para que estén “limpios de maleza”. Las aguas con sedimentos excesivos colmatan los fondos de grava y los frezaderos. Pero no podemos olvidar que es importante que los sedimentos lleguen al mar, solo así tendemos Deltas saludables y no deltas en peligro de extinción o ya casi extinguidos como el de el Ebro o el Guadalquivir. Sólo así seguirán nutriendo de arena muchas playas. Sin sedimentos las playas se reducen y tenemos que traer arena del Sahara a precio de oro para rellenar las que se llevan las mareas año tras año. Los sedimentos de nuestros ríos se quedan en los fondos de los embalses hasta llenarlos de lodos y colmatarlos por completo

¿Negra? El agua se vuelve negra cuando, tras un incendio en la montaña, hay una buena tormenta y el agua arrastra las cenizas. Una riada espesa y negra como puré de tinta china encenaga todo el cauce. No es barro, es un fango oscuro, un compuesto cáustico que mata todo cuanto toca. La ceniza disuelve en el agua hidrocarburos aromáticos policíclicos «contaminantes orgánicos tóxicos, persistentes y bioacumulables con efectos carcinogénicos o
mutagénicos»

¿Roja? O más o menos roja, sólo la he visto en el famoso río Tinto donde solo viven bacterias resistentes que podrían ser marcianas ¿Gris? Que es el color del agua mal depurada, el gris marrón de la salida de los colectores de muchos pueblos en los que la caca se mezcla con los desechos de las lavadoras y los lavavajillas

¿Violeta? Sí, he visto un río violeta que luego cambió al rosa claro, pero ya hace casi 20 años, cuando había empresas textiles en Béjar que echaban los tintes sobrantes al río Cuerpo de
Hombre

¿Verde? Sí, el agua está verde en muchos de los tramos medios y bajos de nuestros ríos. Es una estupenda sopa de fertilizantes que pone cachondas a las algas. El proceso se llama «eutrofización». En una primera fase se enturbia el agua y la vida de fondo se muere al no poder hacer la fotosíntesis porque no llega la luz. Luego las algas de la superficie, según van muriendo, caen al fondo, las bacterias descomponen esa materia orgánica y se consume el poco oxígeno que queda (agua anóxica) El delicado ecosistema acuático de un río compuesto por bacterias, microorganismos, algas, larvas de insectos, moluscos, anfibios y peces se destruye por completo.

Ramón J. Soria Breña

Temporada 4. Capítulo 21Nacimiento del río Urederra
Fecha de grabaciónAbril de 2021
Duración1:50 minutos
Fecha de emisión12 de octubre de 2022
LocalizaciónBaquedano, Navarra. España
Imagen y sonidoDaniel Agut
Montaje y ediciónDaniel Agut, Ernesto Cardoso
OpúsculoRamón J. Soria Breña
MúsicaDaniel Agut
TemaUrederra
Anuncio publicitario